Hacer que tu carro brille y darle ese aspecto de recién salido del concesionario, no es solo cuestión de lavarlo; para ello necesitas ciertos cuidados adicionales, pero sencillos.

Aunque es cierto que en un autolavado lo dejan hermoso, hay algunas cosas que debes hacer, como por ejemplo eliminar los arañazos y disimular los pequeños golpes, para que tu vehículo luzca como nuevo!

Si bien es cierto que puede llevarte todo el fin de semana hacerlo, estos sencillos pasos te garantizarán un carro de verdad reluciente. Solo debes armarte de paciencia.

¡Comencemos!

Limpieza:

Además de los animales que puede haber en el sótano o garaje donde guardas tu carro, como por ejemplo gatos, siempre que sales en él, pequeñas piedras en el camino pueden arañar la pintura; a esto se suman el polvo, la lluvia, los cambios de temperatura y el fuerte sol.

lavado-a-mano-PUBLIC-DOMAIN

Lo primero que debes tener en cuenta es que tu carro necesita ser lavado con frecuencia para que no pierda el brillo natural. Si lo vas a hacer tu mismo, no olvides darle primero un repaso con agua a presión (a cierta distancia) para quitar el exceso suciedad y evitar arañar peor la pintura con alguna piedrecita pegada.

Asegurate de limpiar a mano los marcos de las puertas, las llantas y los parachoques para darle más brillo al carro.

¡Cuidado! Si la esponja se te cae al suelo, lavala muy bien, ya que una pequeña piedrecita adherida puede hacer un desastre en la pintura.

Manchas difíciles:

Por otro lado, ¿Sabías que los mayores enemigos para el brillo de tu carro son la resina de los árboles, las heces de pájaros y los insectos? Muchos de estos son corrosivos y si no los eliminas de inmediato, puede quedar su rastro para siempre.

Luego de limpiar con un champú para carros y secar con una bayetilla suave, es hora de recuperar la pintura.

ahorrar-agua-al-lavar-el-auto

Para quitar las difíciles marcas de insectos o heces de pájaro, deja durante toda la noche una toalla empapada con algún producto de limpieza doméstica sobre la zona que limpiaras; así conseguirás que los restos se desprendan mejor… Pero recuerda! Nunca apliques ningún producto bajo el sol, ya que cualquier cosa que le pongas dejará huella en la pintura.

Quita los arañazos:

Los arañazos son lo que más le quita el brillo a un carro. Aunque la mayoría son involuntarios, pueden llegar a verse muy antiestéticos; sin embargo, eliminarlos es algo muy sencillo que puedes hacer tú mismo según la profundidad de éste.

Si se trata de un arañazo superficial, éstos se pueden eliminar de la primera capa de pintura con pasta de pulir. Para aplicarla debes usar un trapo compacto, que no sea de microfibra.

vecinos-pintura-3

Si se trata de un arañazo más profundo tienes dos opciones. La primera es hacer un retoque con un rotulador o marcador de cera. Aunque las tiendas disponen de muchos colores es difícil dar con el tono exacto de tu carro. Además, después de unos cuantos lavados la cera desaparecerá.

Una solución más definitiva es comprar un rotulador o marcador especial, de pintura de vehículo; estos vienen en una amplia gama de tonos.

Antes de aplicarlo, se deben eliminar los rastros 
de óxido y lijar con mucho cuidado los bordes para luego extender suavemente la pintura con pequeños golpecitos. Aunque de cerca se seguirá notando el arreglo, es más duradera y no cualquier persona lo notará fácilmente.

Conserva el brillo:

Luego de reparar la pintura y quitar imperfecciones en la pintura, es hora de iniciar con el acabado final.

Comienza por proteger las piezas de plástico de la carrocería, y luego aplica el limpiador y la cera. Al terminar, pule con cuidado, ya sea que uses una pulidora o lo hagas a mano. Nunca realices estos trabajos a pleno sol y trabaja por partes para no dejar manchas.

rkt_04_ajust

Y tú, ¿Cómo cuidas la pintura de tu vehículo?

Compartenos tu opinión a través de nuestras redes sociales