El  motor  de un carro, debido a su peso y tamaño, está conectado a una  serie  de piezas al chasis. Las conexiones del motor al vehículo no son solo tornillos; pues este necesita ser amortiguado para evitar golpes fuertes o sacudidas que pueden dañar la estructura del carro.

Los soportes del motor, como pieza del vehículo, son esencialmente un diseño muy sencillo. Consiste en placas de fijación de metal con un recubrimiento de goma en el medio. Este recubrimiento actúa como un cojín o un aislamiento para los golpes. La pieza de goma absorbe los impactos y vibraciones de las placas metálicas conectadas al perno de goma, al bastidor y al bloque del motor. Al utilizar este diseño de aislamiento, el conductor y los pasajeros no se ven afectado por todas las sacudidas, ruidos y la transferencia de vibraciones mientras el motor funciona.

024Los soportes de motor no están diseñados para durar para siempre. El desgaste va a ocurrir con el tiempo en la mayoría de los casos. El deterioro empieza con un rasgón en la parte de goma, esto será más evidente a medida que la rotura se haga más grande y los soportes del motor comiencen a fallar. Mientras el motor se mueve acelerando y desacelerando, el cambio de peso físico será evidente para el conductor como que algo en la sensación de manejo se perdiese. El golpeteo o el repiqueteo de metales pesados es un síntoma típico de que los soportes del motor están fallando.

Cuando el soporte del motor falla  puede presentarse algunos resultados. El primero es que el bloque de goma se separe completamente de una o de ambas placas metálicas; aunque el motor no se caerá al suelo si se sentirá y verán movimientos significativos en el motor al momento de acelerar o cambiar de velocidad. Este movimiento dentro del armazón del automóvil será muy sensible, con golpeteos erráticos, ruidos metálicos y vibración. Todo esto será más notable a medida que la aceleración o potencia del motor aumente (torque) o acelere (velocidad).

Un segundo tipo de falla es que el motor empiece a golpear contra las otras partes. Un golpe común será el motor colisionando o golpeando contra el radiador o partes relacionadas. Además, varias piezas que conectan al motor pueden arrancarse o romperse. Esto puede incluir correas, mangueras, los colectores de consumo y descarte, y otros componentes relacionados.

Otro síntoma será una cantidad excesiva de vibraciones del motor, aumentada cuando el motor se acelera o se incrementa en el torque. En casos graves, el colector del escape se podría doblar y ocasionar un daño mayor al motor. En los automóviles de tracción delantera, la dirección será muy afectada y en algunos casos extremos, el bloque del motor se moverá lo suficiente como para dañar otras piezas móviles y causar averías críticas.