El sistema de escape de un vehículo tiene un doble propósito; disminuir el ruido del  motor mientras empuja humos tóxicos lejos del interior del coche. Las fugas en el sistema de escape podrían permitir que los gases ingresen a la cabina del carro. Los silenciadores y tubos de escape se descomponen con el tiempo; el clima de invierno, sobre todo conducir regularmente en las carreteras saladas, agrava el deterioro.

Siempre revise su sistema de escape en busca de fugas si escucha ruido de la zona, o se siente mareado o con náuseas mientras se conduce  pueden ser  síntomas de monóxido de carbono en la cabina de pasajeros.

Cómo detectar fallas en el sistema de escape

032

Un silbido, retumbo o traqueteo debajo del vehículo son un claro indicativo de que el sistema está dañado. Una fuga pequeña no produce mucho ruido, pero en cambio expulsa monóxido de carbono, un peligroso gas incoloro y sin olor que produce dolor de cabeza, disminución de visibilidad, sueño, reflejos lentos, náuseas, inconsciencia e incluso la muerte.

Las fallas del motor se pueden detectar al observar y escuchar el sistema de escape: un tono irregular puede deberse a defectos de encendido o a un mal ajuste del carburador (en autos que lo tengan). El humo negro en el escape indica una mezcla de gasolina muy rica o fallas en el sistema de inyección de aire. La salida de humo azul intenso al acelerar el auto revela que está pasando aceite a la cámara de combustión porque las guías de las válvulas o los anillos del pistón se han desgastado. El humo en el escape también puede deberse a que las mangueras de vacío succionan el líquido de los frenos o el de la transmisión automática hacia el múltiple de admisión. Por último, el humo blanco indica fuga del líquido de enfriamiento.

El convertidor catalítico que poseen la mayoría de autos reduce la emisión de contaminantes. Los gases de combustión calientes atraviesan una capa de cuentas de cerámica con revestimiento de platino que oxidan el monóxido de carbono y los hidrocarburos sin quemar, y los convierten en bióxido de carbono y agua. Los modelos recientes tienen un catalizador de triple acción que reduce también la emisión de óxidos de nitrógeno.