La correa de distribución es un elemento mecánico bastante sencillo, aunque su función es fundamental para la vida del motor. Aunque su nombre lo sugiere así, la correa de distribución no distribuye nada. Su importancia radica en sincronizar el funcionamiento de válvulas y pistones para que no interfieran entre sí durante el rodaje. Si esta armonía se pierde debido al desgaste o corte de esta correa, los daños al motor pueden ser irreparables.

08Cuando  hay daños en esta pieza mientras está funcionando el vehículo las válvulas pueden quedar en posición de máxima apertura por lo que el pistón, en su carrera descendente, las golpearía. El impacto puede generar que se doblen o inclusive que se quiebren, afectando a otros componentes. El costo de este tipo de reparaciones es muy elevado.

Siempre se recomienda estar atento a las indicaciones del fabricante sobre cambios y cuidados de la correa. En el caso de comprar un auto usado, se sugiere reemplazar la correa, inclusive si es que el antiguo dueño menciona que el cambio se realizó hace poco tiempo.

Los fabricantes recomiendan reemplazarla entre los 80 mil y 150 mil kilómetros, dependiendo de cada marca y modelo.

Se sugiere reemplazar la correa cada 5 años, aunque no se haya cumplido la cantidad de kilómetros sugerida. El paso del tiempo afecta su vida útil y puede deteriorarla.