Debido a las congestiones de las vías en las ciudades de Colombia, cada día más los conductores están optando por comprar vehículos con caja automática. Una de las razones principales es la facilidad, especialmente en los trancones. Pues en un carro automático no se le opera el pedal de embrague, lo único que hace el conductor es acelerar, frenar y olvidarse del pie izquierdo.

Hay que recordar que, por lo general, los carros de caja automática tienen menos pique que los mecánicos, así sean de idéntica condiciones en tamaño del motor. Pero más allá de la comodidad de que no se le canse la rodilla izquierda o la cadera de tanto oprimir el embrague, como sucede en los carros de caja mecánica, hay algunos trucos para sacarle el máximo provecho al vehículo automático.

cajas automaticas 01

Usar los cambios del carro

Las cajas automáticas modernas le permiten escoger entre diferentes modos de manejo: está la posición Drive (D), que es la que le permite acelerar y frenar sin preocuparse de hacer cambios. No obstante, en carretera se hace necesario un brío adicional a la hora de adelantar otro vehículo, por ello se pueden usar las posiciones Segunda y Tercera.

Estas también se utilizan para enfrentar bajadas pronunciadas, para que el carro no se impulse demasiado y por ende se usen los frenos en exceso.

Otras cajas, más avanzadas, permiten manejar el carro en modo manual secuencial, ya sea desde la misma palanca de cambios o en paletas ubicadas detrás del timón, al estilo de los carros de Fórmula Uno.

Otros vehículos incorporan un modo ‘Sport’, que hace posible manejar el carro de una forma más deportiva, con cambios más cortos y revoluciones más altas del motor.

Recuerde que un carro automático hace un uso más eficiente del combustible, pues los cambios se hacen a las revoluciones exactas, según el computador del vehículo.

Evite ponerlo en el modo “Parking” (P) 

Otra de las cosas de las cuales hay que olvidarse cuando maneja automático es de hacer cambios cuando espera en un semáforo o en el tráfico pesado, pues basta con frenar, mantener oprimido el pedal y simplemente liberar y acelerar cuando arranque.

Hay quienes recomiendan que en los semáforos se ponga en posición P, de Parking, pero eso no es necesario, a menos que de verdad se vaya a demorar sin moverse, en cuyo caso a veces es mejor apagarlo, eso sí, en posición de Parking.

Ahorre combustible manejando de manera delicada el acelerador

Si bien la caja automática ‘sabe’ cuándo hacer los cambios de marcha, el consumo depende del pie del piloto; así que arranque suave, casi ‘tocadito’ y verá que logra más rendimiento del combustible.

En carretera, lleve el vehículo a una velocidad constante y calcule con tiempo los sobrepasos para que no tenga que acelerar a fondo.

Relájese y disfrute 

Cuando usted conduce un carro automático, la idea es que la máquina lo lleve mientras usted se dedica a disfrutar la música, el aire acondicionado o la buena conversación con sus acompañantes, sin quitar los ojos del camino ni las dos manos del timón.

Para ello, tenga en cuenta la buena posición de la silla, tanto en altura como en distancia del timón, la ubicación de los espejos y su buena actitud al volante.

Un carro automático, si bien le puede dar pique y manejo más o menos deportivo, es ideal para no estresarse mientras va de un punto A a un punto B y, si lo sabe aprovechar, tardará lo mismo que el piloto acelerado y ansioso.